Contempografías, una muestra distintiva de la evolución gráfica

Gabriela Jiménez Bernal

Se expone en la Galería José María Velasco

La gráfica sigue en movimiento inspira a infinidad de artistas que generan propuestas estéticas, cambiantes en su forma y estilo. Una muestra de ello se aprecia en la exposición Contempografías, que se presenta en la Galería José María Velasco.

En esta exposición se aprecia la obra de un grupo de artistas que, utilizando diversas temáticas, demuestran la pluralidad de la gráfica, porque lo mismo utilizan xilografía, litografía y metal, que placas y manipulación de imagen digital.

Son reconocidos grabadores que han sobresalido en el gremio plástico nacional e internacional. Ellos son Antonio Ochoa, Luis Ricaurte, Victor Mora, Ethel Orozco, Ildefonso López y Fernando López.

Diario La Razón entrevistó al director del recinto, Alejandro Matus, quien ex-pone los motivos de esta muestra.

 Una muestra para el barrio

La gran valía de este espacio cultural no sólo radica en su antigüedad: tiene 56 años de vida, refrendándose así como uno de los recintos más emblemáticos de México. Su importancia también se centra en su función social, porque al estar enclavado en el famoso barrio de repito, ha llevado diversas expresiones artísticas (sobre todo urbanas) a sus habitantes, que no están acostumbrados a las actividades culturales, como en otros puntos de la ciudad de México.

En ese sentido, Matus explica que en esta ocasión quisieron presentar un arte más tradicional que, por ende, es más cercano a la gente: “La gráfica sigue siendo un medio clásico de exploración, los mismos que hacen graffiti o un cartel incursionan en dicha técnica.”

Contenido de la exposición

Matus explica que los artistas involucrados muestran a la gráfica concebida como un oficio, es decir, elaborada dentro de un taller. La idea era presentar un recorrido por las etapas significativas que ha registrado esa técnica, desde lo más tradicional (xilografía, grabado en relieve) hasta la gráfica digital, cuando un láser interviene la madera o cuando se emplean nuevos programas de diseño.

“Creo que este breve recorrido habla muy bien del proceso de la gráfica, que sigue en constante investigación, no sólo se refiere al ejercicio de la técnica, sino que también da una visión de que hay diferentes temas y formas de tratar al material. Es una exposición que nos hace reflexionar sobre la vigencia de la gráfica en nuestra actualidad; los mismos artistas muestran que hay un deseo de explotar este recurso y que no ha muerto como expresión.”

El primer artista es Antonio Ochoa, experto en gráfica digital, es decir, interviene imágenes y las transforma con ayuda de la computadora. Su propuesta es una serie de puertas que no tienen un final determinado; le interesa resaltar el tiempo, las culturas perdidas.

Sigue Luis Ricaurte, artista gráfico colombiano que se caracteriza por abordar en sus piezas temas como el cuerpo, la especialidad, la intolerancia, la vejez, la raza, etcétera; siempre bajo una visión crítica.

Victor Mora fragmenta las imágenes y construye una estética caótica, figurativa, abstracta; cada elemento tiene una independencia al mismo tiempo que permite la totalidad. Esta manipulación le permite crear una nueva realidad.

La única mujer que participa es Ethel Orozco, quien ha sobresalido en el medio de las artes plásticas por denunciar por medio de su obra bidimensional el tratado que se le da al sexo femenino en nuestros días. Otro artista es Ildefonso López, quien trabaja a partir de iconos de la cosmogonía mixteca y de elementos que forman parte de nuestra naturaleza, como lo son el agua, la tierra, el aire y el fuego. Se apoya en éstos para experimentar en el grabado.

Una propuesta singular es la de Fernando López, quien plasma en sus grabados, regiones que conforman planos superiores y que a su vez dividen el bajo mundo, llamado plano físico. Ha estudiado senderos espirituales, conocimiento que le ha permitido crear cielos, infiernos y purgatorios, entre otros.

Finalmente están los artistas Rodrigo Ambriz y David Piñón Hernández. Del primero se muestran dibujos a tinta y frotages. El segundo intervino la fachada de la Galería José María Velasco.

Mención especial merece la pieza del mes, hecha por Darío Milagros, quien dibujó una figura humana entrelazada con la imagen de los ángeles o nuntius.

No Comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.