Videos con Buenos Aires

Una muestra de cortos realizados en la capital argentina se exhibirá en el espacio Diámetro, ubicado en la estación Pino Suárez del Sistema de Transporte Colectivo

Con la masificación de la cámara de video su utilización pasó de una práctica especializada a una cotidiana, con lo que artistas, estudiantes, doctores, arquitectos, encontraron en ella una herramienta lo mismo para crear que para denunciar abusos. La producción sudamericana de video, en especial la argentina, a partir de los 90 comienza a crecer y pronto encuentra espacios por todo Buenos Aires. Al menos así lo refiere el curador Horacio Torres, quien se encuentra de visita en la ciudad de México para presentar una selección de videos manufacturados en la capital bonarense, los cuales podrá conocer el transeúnte común que, por estos días, camine por los andadores del transborde de la línea 1 y 2 del metro.

El Taller de Experimentación Gráfica a través de Diámetro, ubicado en la estación Pino Suárez, comandado por el grabador digital Luis Ricaurte y el curador urbano Jaime Tamayo, quienes dieron vida hace un año a esta videosala ubicada en los andadores del sistema de transporte colectivo, inauguran la muestra Aglutinar-Contaminar-Fusionar. el A partir de este 1.5 de septiembre y hasta A el 28 de Octubre, de nueve a 20 horas, se ‘ ir podrán conocer cerca de 20 videos, seleccionados por el también director del museo-casa Carlos Gardel, del Ministerio de de Cultura de la ciudad bonarense.

“Las obras sintonizan con diversas expresiones. Sus prácticas y técnicas y lenguajes son consecuencia lógica de la contaminación entre las disciplinas”, apunta Torres acerca del nombre que anima esta muestra. “Son búsquedas de un delicado equilibrio entre el conocimiento de las raíces y una necesidad casi imperiosa de alejarse de los caminos ya transitados. Por eso esta serie camina entre la investigación y el riesgo, el respeto y la irreverencia y la aniquilación y la pausada reconstrucción.”

El curador argentino señala que la selección es un recorte un tanto arbitral de la producción actual de su país, el cual plantea encontrar poéticas artísticas sin que por ello sus creadores tengan que ser videoastas. “La exhibición es un ejercicio. Un estudio de las posibilidades creativas. Atravesada por una actitud hipervital inolcultable”, détalla.

Los participantes van de artistas plásticos a gente común, de entre 20 a 40 años, quienes utilizan a la tecnología como instrumento para producir ciertos productos estéticos entendiendo la limitación de la herramienta utilizada, ya que no son videograbadoras ‘de línea.

Los videos provienen de los distintos centros culturales independientes y estatales de la capital argentina, dentro del concepto del taller como producción artística.

“El concepto camina en la idea de grabar no registrar, así como practicar la interdisciplina para mostrar una pequeña instantánea de la producción actual”, comenta Torres.

Durante los tres semanas se podrán observar diferentes temáticas, entre ellas el trabajo de biólogos y paleontólogos, quienes se acompañan con música electrónica. Y por otra parte, el tratamiento de la imagen del cómic como negativo.

Sobre si existen lenguajes visuales afines entre los creadores de ambas naciones, el curador apunta que si se da podría suceder en el terreno de una realidad compartida, ya que ambos países la tecnología descontinuada es la que abunda.

“El video en Argentina tiene una historia muy corta, es a partir de los 90 cuando comienza. Las primeras cámaras fueron de exportación, con el tiempo se democratizó provocando así el florecer de la producción, así como la apertura de más espacios galerísticos para su exhibición, y con ello los centros culturales, el espacio público y colectivos que difunden arte, comenzaron a interesarse”, acota.

Aunque subraya que la limitante tecnológica en América Latina no es un di-que para que la producción se detenga, sino un reto.

“El impedimento de medios de Latino-américa es un desafío muy importante que produce grandes obras, pero como uno nunca observa a su continente no se da cuenta de la existencia de grandes artistas”, concluye.

Diámetro es parte del proyecto del Taller de Experimentación Gráfica, bajo la premisa de que el video es una forma gráfica en soportes dinámicos. En el 2006 llegan a un acuerdo con las autoridades culturales del Metro para poder ocupar uña de las vitrinas y desde esa fecha se dedican a programar todo tipo de videos de manufactura latinoamericana.

No Comments.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.