láser

  • La Creatividad un Aliciente para Vivir y Ser Feliz

    Ricaurte inventa la lasergrafía y aporta la laserxilografía para integrar la fotografía a las artes tradicionales del grabado, que se vinculan a los procesos de vanguardia del arte contemporáneo.

    Para la edición de octubre la revista Granito de Arena realizó una entrevista con el artista Luis Ricaurte, capturando una semblanza del artista y una mirada a su pasado y sus logros dentro del campo artístico. “Juego a ser artista y no hay nada que tenga más reglas que el juego” añadió. Ricaurte nos recuerda que es el artista el que a través de sus sentidos logra  comunicarnos su visión del mundo. La nota completa aquí: http://issuu.com/gdeasomosmexico/docs/edicion_11_gdea_digital_int

  • Vertiente Gráfica

    Sandra Sandoval.

    Apasionado por el caos urbano y por los personajes que se debaten en este ir y venir citadino, el artista de origen colombiano Luis Ricaurte, creador de la técnica de lasergrafía, presenta “Abrasiones”, integrada por 30 piezas

    Alrededor de 30 piezas en su ma­yoría perteneciente a la Serie Profil-Axis, entre éstas una es­tampa de gran formato (seis por 2.40 metros) realizada con la técnica de la lasergrafía se ex­hiben en la muestra “Abrasiones”; además de ocho obras ela­boradas de manera exclusiva pa­ra esta exhibición que funcionan a manera de un mapa didáctico que guía al espectador a través de la obra que Ricaurte ha rea­lizado desde el 2002, entre otras.

    “El término profilaxis indica esa necesidad de limpieza que te­nemos, de hacerse limpieza a partir de la vivencia y de las co­sas que nos contaminan, cómo vamos deshaciéndonos de esas cuestiones contaminantes que son, entre comillas, algo que deteriora al ser humano.”

    Ricaurte explica que abordó un tema que tiene que ver con Javier Ortiz, modelo de Pro­fil-Axis, un personaje chiapaneco que llegó al D.F. en busca de un sueño: ser cantante de ópera, quien en la actualidad se dedica a esculpir su cuerpo y es ins­tructor en un gimnasio.

    “Volver a hablar del amor es necesario, en este caso de ma­nera particular es una vincula­ción con un personaje que hace parte de mi entorno, de mi vida, que llega a mi vida, lo conozco y me dice su sentir, me involucro y el otro trabajo es el que llega a partir de esa persona y cómo lo atraigo y lo convenzo para que trabaje conmigo, ya en las po­sibilidades de lo artístico”.

    La lasergrafía consiste en fragmentar la luz en diferentes colores para posibilitar que, a partir de la imagen creada en una paleta digital bruña o haga un hueco sobre ciertos materiales. “He aplicado todas las posibili­dades de este aparato (reuter láser) que permite el proceso an­terior en diferentes superficies (madera, papel, acrílico, etc.), con el concepto de matriz, de ha­cer sellos que puedan trasladar la imagen a otra superficie”, agrega.

  • Dan Nuevo Aire al Grabado con Técnica que Utiliza Rayos Láser

    Juan Carlos Aguilar García

    El artista colombiano Luis Ricaurte es el creador de la lasergrafía, técnica que recurre a las bondades de la tecnología para realizar las obras.

    En el taller del artista colombiano Luis Ricaurte no hay pinceles, óleos, ni paletas de colores. Si hay, en cambio, computadoras con so­fisticados softwares de diseño, es­canners y, lo más importante, uña máquina de rayos láser que semeja una fotocopiadora.

    Se trata de su Taller de Expe­rimentación Gráfica, ubicado en Dr. Vélez #20, en la colonia Doc­tores, desde donde ha creado un nuevo método para realizar gra­bados a partir de rayos láser. Él lo llama simplemente lasergrafía y, asegura, “le dará un nuevo aire a la gráfica”.

    En términos concretos, lo que ha hecho Ricaurte es implemen­tar al arte con tecnologías que desde hace años se utilizan en la publi­cidad. “La verdad es que todo lo relacionado con los nuevos ins­trumentos lo estabamos obvian­do. El láser por ejemplo, se utiliza comúnmente en hacer cortes y rótulos”, afirma Ricaurte.

    “Esa ha sido nuestra apuesta y la verdad es que hemos conse­guido el interés por los críticos y los artistas”, dice Ricaurte quien asegura que “este nuevo proce­so reivindica mucho a la gráfica pues la convierte en productos no vistos, lo que dará la posibili­dad de un renacimiento”.

    Sin embargo, aún hay muchos creadores que se oponen a esto. Creen que la máquina hará todo.
    La máquina no termina ha­ciendo lo que los artistas no han podido hacer. Más bien se trata de que entre la máquina y el artista se genere un producto nuevo. Es de­cir, es una retro alimentación en­tre la tecnología que nos provee cosas para llegar a límites y el ar­tista que se los tiene que proponer. Al final es una herramienta.

    Nuevo Lenguaje

    Explica Ricaurte que la lasergrafía debe en­tenderse como una nueva técni­ca dentro de la gráfica que tiene una nueva sintaxis.

    “Antes muchos decían que las impresiones digitales, los plotters, no eran gráficas, pero sí lo son. Es como un frutero que tiene manzanas, peras y mangos. Es decir, hay una variedad. Así, la lasergrafía es como una fruta más que tiene sus propias caracterís­ticas. Qué cuál es su alcancé, bue­no, eso es algo que todavía está por verse“.

    “Es un juego entre lo que pue­de generar la máquina y lo que tú le puedes dar. Hay que encon­trar la propia alma. De que cuan­do lo veas digas: ‘Esto es produc­to de una nueva técnica’.

    —¿Qué pasa con la técnica tra­dicional?
    No hemos desplazado al gra­bado tradicional. No nos podemos desligar totalmente de ello. Nece­sitamos del rodillo que entinta, de la presión del tórculo. No pode­mos decir que somos totalmente autónomos de esto. Para empe­zar porque la máquina trabaja en términos de blancos y negros y la gráfica necesita más colores.

    Por eso es que hemos tenido que hacer varias placas y entin­tarlas de la manera más tradi­cional. Digamos que la cosa va funcionando a la par. La laser­grafía es una técnica que aún está por conocerse…

  • Tecnología al Servicio el Arte

    Samuel Mesinas

    Escondido entre las laberínti­cas calles de la colonia Doc­tores, zona sur, el Taller de Experimentación Gráfica, TEG, es un espacio en la capital mexicana, abierta a todas las ten­dencias gráficas contemporáneas. Es un taller diferente de los espa­cios tradicionales en donde se ha­ce, por ejemplo, serigrafía o aguas tintas, ya que en el TEG la tecnolo­gía juega un papel importante.

    Lasergrafía es el nombre que acuñó el artista visual Luis Ri­caurte, un colombiano nacionali­zado mexicano quien desde su lle­gada a México no ha dejado de ser un incansable promotor cultural, para designar esta técnica desarro­llada mediante la ayuda de las he­rramientas digitales actuales, con el que logró poder imprimir sobre casi cualquier superficie.

    Lo mismo madera, vidrio, metal, Ricaurte logra trasladar diversos boceto a estas texturas, mediante la ayuda de una impresora Láser Pro, la cual trabaja a base de car­bono y oxígeno.

    En esta ocasión el TEG presenta “Nacionalidad restringida”, mues­tra internacional que agrupa por primera vez a 32 artistas colombia­nos, quienes presentan 3o gráficas, un video instalación y un performance hoy, a las 12 horas, en Ce­rrada de Dr. Vélez No. 20, esq. con. Dr. Norma, Colonia Doctores, cer­ca del Metro Lázaro Cárdenas. Santiago Rebolledo, Luis Ricau­rte, Luis Caballero, Ana Mercedes Hoyos, Alejandro Obregón, Edgar Negret. Antonio Roda, Tatiana Montoya, Pedro Alcántara, San­tiago Cárdenas, David Manzur y Antonio Caro, son algunos de los artistas inmersos en la gráfica con­temporánea y sus nuevos procesos de impresión, los cuales van desde el tradicional grabado, foto-vidrio­-grabado, fotografía bordada, hasta el stencil y la innovadora técnica Lasergrafía de Luis Ricaurte.

    La videoinstalación “Soy Colom­biano, del videoasta Carlos Smith, realizador de animación e investi­gador radicado en España, habla so­bre la sentimiento de exilio que se experimenta viviendo en Colom­bia, es una declaración a distancia, en tanto que el material se realizó en España, lugar donde reside. Mientras el performance “Buro­cracia de la Arepa”, de las colombia­nas Viviana Díaz y Margarita Posa­da, utilizan la comida como símbolo que define al migrante y ofrece la posibilidad de un intercambio cul­tural; en el caso de Colombia la Are-pa es un alimento típico equivalente a la tortilla en México.

    El TEG nace de la vocación so­cial de Ricaurte por ampliar el campo de experimentación gráfi­ca mediante la tecnología, ya que estudió Ciencias de las Artes y fue alumno de una de las figuras del Land Art, Richard Long.

    Sus objetivos, proyectos y for­mas de hacerse de recursos eco­nómicos, están planteados bajo el esquema de una Asociación Civil, AC, que busca recaudar fondos de fundaciones o patronatos que quie­ran apoyar un proyecto de brazos abiertos a los jóvenes creadores.

    El proyecto surgió hace dos años de la imaginería de Ricaurte y se ha desarrollado en un edificio de la colonia Doctores, el cual ha sido adaptado de acuerdo a las necesi­dades que implica una propuesta semejante, donde el artista colocó dos tórculos de gran formato (apa­ratos para el grabado tradicional), maquinaria para trabajar graba­do en metal y madera, así como el equipo necesario para la realiza­ción de video y gráfica digital. “El financiamiento lo hago me­diante mi trabajo de artista, así que busco la manera de encontrar dona­tivos y, el dinero, por lo pronto, sale de la venta de mi obra pero ahora ya somos una AC y esperamos hacernos pronto de recursos”, acota Ricaurte desde Cali, donde se encuentra co­mo invitado a una muestra en aque­lla ciudad colombiana, en la que tam­bién participan mexicanos, como la artista Mónica Espinosa.

    Y sobre los motivos que le lleva­ron a crear TEG, detalla: “La in­quietud surge a partir de la inten­ción de experimentar y darle un nuevo aire a la gráfica, así como tratar de generar, a lo establecido, otra dinámica, y abordar la tecnología que se ha desarrollado para todo menos para el arte”.

    “Pienso que la diferencia con los otros talleres es que abordamos la línea gráfica en todos los sentidos, desde las técnicas clásicas hasta la impresión digital a través de inyec­ción láser, termo impresiones, litolasergrafía, entre otras”, acota. En el TEG, se lleva a cabo un par de modificaciones a su inmueble con la clara intención de convertirse en un efervescente centro cultural.

    “Ahora estamos construyendo el área de dormitorios para cuatro re­sidentes, con la finalidad de que los visitantes se ahorren el hospedaje y se sientan como en casa estudian­do y desarrollando su proyecto sin que le sea costoso, ya que se hace uso del equipo y materiales propor­cionados por el taller”, detalla el colombiano acerca de su intercambio y residencias de artistas que piensa iniciar el próximo mes.

    “Estos proyectos están dirigidos no sólo a posibilitar un espacio equi­pado para la experimentación, sino a la reflexión sobre el arte y sus discur­sos, desde una perspectiva social, y sobre todo que se sale de las relacio­nes de poder y las clasificaciones del tal llamado gran arte”, concluye.

  • Plasman Nuevas Tecnologías en la Contemporaneidad del Arte

    El Financiero en línea

    México, 2 de junio.- La contemporaneidad del arte, plasmado en nuevas tecnologías, es el hilo conductor del trabajo de seis artistas que participan en la exposición colectiva “Contempografías, gráfica contemporánea”, que se exhibirá a partir de este domingo en la Galería José María Velasco (GJMV), de esta ciudad. “Puertas internas” es el título de la obra con la que el artista visual Antonio Ochoa participa en la muestra.

    Entrevistado vía telefónica, el artista mexiquense, quien ha llevado su obra a Barcelona, España, y a la República Checa, comentó que para este trabajo están utilizando los medios tecnológicos a su alcance para plasmar su obra. Explicó que los siete trabajos que conforman “Puertas internas”, fueron realizados en una computadora e impresas en un papel no convencional, con inyección de tinta. El formato de las impresiones es de 70 x 90 centímetros, que remiten al espectador a ese viejo concepto religioso de que el hombre tiene qué conocerse primero, y después de buscar su interioridad, proyectarse como un ente social. Sc trata de un tema que ha venido trabajando desde hace siete años, ya que todas tienen una cosmogonía, fantasía y algún cuestionamiento a través de la gráfica y un compromiso filosófico, aseguró Ochoa.
    El artista visual refirió que el interés es llevarlo a cabo a través de una computadora por la importancia de ver el pixel de la máquina como si se tratara de todas las personas practicantes de un culto religioso. “Pero la suma total nos dan un todo, aprovechando los recursos que toda computadora ofrece hoy en día”, anotó. Por separado, el artista plástico de origen colombiano Luis Ricaurte, mencionó que participa en la muestra “Contempografía, gráfica contemporánea”, con una pieza compuesta de ocho partes, que fue realizada a través de “lasergrafia”. “Prácticamente es una obra cuyo tema aborda las comunidades afrocolombianas, que es una especie de exaltación, que tienen esas comunidades como son cl fetichismo. creencias y la cosmogonía”, explicó.

    “La que utilizo como técnica que he venido desarrollando como nueva es la lasergrafia, es decir, hay una especie de fotografía, pasa el láser y a partir de lo que se deja quemar, quedan cenizas, las cuales hago o plasmó en una imagen fotográfica”, agregó. Para Ricaurte, las nuevas tecnologías que proponen para ser utilizadas, como en el caso del láser, son soportes no convencionales, pero que sirven para crear varias obras en una sola, como el caso de su pieza, que está compuesta por varias partes. “Es una pieza de la que se desprenden ocho, pero cada una de ellas interviene de manera fragmentada, es decir hay un discurso y un diálogo con el espectador, que al acercarse a la obra, se reflejará en un cambio de color”, concluyó Luis Ricaurte.