lookumi

  • Lookumi en Argentina

    Lookumi es la nueva obra de Luis Ricaurte, donde desarrolla un trabajo con los pueblos afro-descendientes de Colombia.

    Lookumi es un apellido muy común en el pacífico colombiano, que se ha mantenido de generación a generación, desde los primeros africanos que llegaron a América como esclavos.

    La mirada soterrada del blanco que no es capaz de aceptar su fascinación por los exuberantes cuerpos de la raza negra, y que al tiempo denomina kitch a la estética del negro, por sus maneras de vestir, de decorar sus casas, los coloridos y estampados modelos que se perciben escandalosos entre el panorama gris del glamour europeo, ednocentrista…

    Es sobre todo esto que Ricaurte se pregunta y nos muestra cuerpos desnudos, primogenios, en movimiento, gracias al juego de los lenticulares, la proyección y grabado cubrieron 17 mts. del corredor peatonal subterráneo, emplazado debajo de la Av. Del Libertador, en pleno centro de Buenos Aires y llamado el cruce de las artes, durante todo el mes de marzo del corriente año.

    Recorrido hacia el interior de la seducción.
    Los Africanos que fueron arrancados de su territorio y esclavizados, llegaron al continente americano con toda su cultura y visión del mundo,y en respuesta a siglos de racismo han entrado en el proceso del mestizaje desde la seducción.

    La cultura mestiza de América, se ha tejido con los sonidos de África remota, el colorido del territorio perdido, su visión literaria, la manera en las relaciones familiares que se extienden más que la familia nuclear, la inserción de sus representaciones y míticas, entre otras.

    Todos estos elementos hacen parte de las diferentes herencias que tenemos también de los pueblos indígenas y europeos.

    Pero aquí lo que se remarca es la manera como desde la seducción la herencia de los pueblos africanos, se han sumergido en el tejido de la cultura mestiza.

    Un homenaje y una manera de recordarnos, nuestras raíces, de apelar nuestra memoria ancestral y hacernos espejos, en la humanidad de nuestra existencia.

    Esta obra se trata de una penetración en lo primigenio y una crítica al racismo persistente con la que seguimos viéndonos los terrícolas.

    Una penetración que es un camino, que es un recorrido, a través de las imágenes desarrolladas con tecnología para culminar en grabado, técnica antigua, expuesta a los pies del caminante que será seducido, por cuerpos Lookumi, exuberantes y bellos.

    La intervención del espacio consiste en un grabado sobre lienzo de 40 cm. x 1600 cros., expuesta en el piso y tres proyecciones en los muros del pasaje, así como una caja donde se pueden apreciar imágenes vistas a través de lenticulares.

  • Inauguran la exposición “Contempografías, gráfica contemporánea”

    El Financiero en línea

    México, 3 de junio.- En un interesante recorrido de la gráfica actual, que va desde la xilografía, grabado en hueco, grabado en láser y hasta la xilografía digital, Alfredo Matos, director de la Galería José María Velasco, inauguró hoy aquí la exposición “Contempografías, gráfica contemporánea”. El colectivo, en el participan los mexicanos Antonio Ochoa, Víctor Mora, Ethel Orozco, Ildefonso López, Fernando López y el colombiano Luis Ricaurte, en más de 40 piezas, una revisión sobre las posibilidades en la gráfica actual. Para el responsable del recinto, es una visión de carácter estético, un llamado de atención en la gráfica, pues ésta continúa realizándose, a pesar de que la dinámica del arte contemporáneo, como lo es videoarte, y la instalación ha orillado a que la pintura, el dibujo y grabado, “queden relegados”.

    “Las dimensiones de la gráfica son enormes.  Ahora gracias a las nuevas tecnologías, se tiene otra visión de la gráfica. Su futuro no está muerto, hay muchos artistas explorando lo que son impresiones digitales y algunos otros, están metidos en la cuestión del pop, que es una mirada mucho más estética”, explicó. Según Matos, el grabado tiene diversas formas, como lo es el metal, la xilografía, la litografía y el grabado en soportes blandos utilizado para la elaboración de placas, como las gráficas químicas, las aguatintas, aguafuertes o las físicas, como el buril o la punta seca. Técnicas que siguen siendo el carácter fundamental en el mundo de la grafica contemporánea. Antonio Ochoa, uno de los participantes en esta exposición, presenta en impresiones digitales en una serie de puertas internas, de las cuales se desconoce a dónde llevarán. “Mis imágenes hablan del tiempo, de culturas o civilizaciones perdidas o más aún, que nunca existieron, pero que afanosamente me empeño en observar como buscando la clave o la solución del aran enigma de la raza humana: De donde venimos?”, explicó. Ricaurte. quien ha tratado diversos temas, como el cuerpo. la especialidad y la intolerancia, por señalar algunas. siempre con una perspectiva crítica y social, presenta en un técnica llamada lasergrafía, imágenes de mujeres desnudas afro-colombianas, un políptico titulado “LookUmi”.

    “Este políptico son un poco esas esculturas afro-colombianas. Me apoyo en la sensualidad y fetiche que tienen estas comunidades en Colombia”, dijo. En seis piezas de gráfica tridimensional sobre tela, el trabajo de Víctor Mora está basado en la fragmentación de imágenes por las que construye una estética caótica figurativa-abstracta, en la cual cada fragmento actúa de forma independiente y a su vez, da idea de totalidad. A través de la fragmentación y la repetición de dichas imágenes, logra darle a éstas un nuevo valor; así estás imágenes comprimidas en formas, permiten la integración de una nueva realidad, en la cual el espectador participa de forma significativa cambiando su postura de “observador” a la de decodificador, traduciendo o uniéndolas para crear sus propias historias. Por su parte, Ethel Orozco, quien ha realizado estudios profesionales en las artes gráficas, se ha integrado a la plástica mexicana con una propuesta, en donde ha mostrado una denuncia de su interpretación de cómo es vista y tratada la mujer hoy, desde sus formas bidimensionales.

    No entiendes?, “La Esposa ideal”, “Guerrerito”, “Casadas”, “Código de Barras” y “Princesita”, son las piezas con las que participa. Ildefonso López se ve alimentado de los íconos de la cosmogonía mixteca, de los elementos que forman nuestra naturaleza: tierra, agua, viento, fuego y aire; motivos que lo llevan a experimentar el cómo grabar apoyado de estos elemento, dan por resultado una obra llena de símbolos clásicos de su cultura, reinterpretados con las nuevas formas de abrir los soportes convencionales de la grafica.

    Finalmente, Fernando López, al estudiar distintos senderos espirituales, se ha encontrado que en cada uno de ellos existen cielos, infiernos, purgatorios, al tiempo que se cuestiona: “Ha sido una deidad superior la creadora de toda esta arquitectura”? Esta es la inquietud que nana en todo su proceso creativo (siete piezas).

    Lo que plasma en sus grabados, son las regiones que conforman los planos superiores y que a su vez, dividen este bajo mundo llamado plano físico.

    “Contempografias, gráfica contemporánea”, estará abierta hasta e1$ de julio, en dicha galería. (Con información de Notimex/CFE)

  • Plasman Nuevas Tecnologías en la Contemporaneidad del Arte

    El Financiero en línea

    México, 2 de junio.- La contemporaneidad del arte, plasmado en nuevas tecnologías, es el hilo conductor del trabajo de seis artistas que participan en la exposición colectiva “Contempografías, gráfica contemporánea”, que se exhibirá a partir de este domingo en la Galería José María Velasco (GJMV), de esta ciudad. “Puertas internas” es el título de la obra con la que el artista visual Antonio Ochoa participa en la muestra.

    Entrevistado vía telefónica, el artista mexiquense, quien ha llevado su obra a Barcelona, España, y a la República Checa, comentó que para este trabajo están utilizando los medios tecnológicos a su alcance para plasmar su obra. Explicó que los siete trabajos que conforman “Puertas internas”, fueron realizados en una computadora e impresas en un papel no convencional, con inyección de tinta. El formato de las impresiones es de 70 x 90 centímetros, que remiten al espectador a ese viejo concepto religioso de que el hombre tiene qué conocerse primero, y después de buscar su interioridad, proyectarse como un ente social. Sc trata de un tema que ha venido trabajando desde hace siete años, ya que todas tienen una cosmogonía, fantasía y algún cuestionamiento a través de la gráfica y un compromiso filosófico, aseguró Ochoa.
    El artista visual refirió que el interés es llevarlo a cabo a través de una computadora por la importancia de ver el pixel de la máquina como si se tratara de todas las personas practicantes de un culto religioso. “Pero la suma total nos dan un todo, aprovechando los recursos que toda computadora ofrece hoy en día”, anotó. Por separado, el artista plástico de origen colombiano Luis Ricaurte, mencionó que participa en la muestra “Contempografía, gráfica contemporánea”, con una pieza compuesta de ocho partes, que fue realizada a través de “lasergrafia”. “Prácticamente es una obra cuyo tema aborda las comunidades afrocolombianas, que es una especie de exaltación, que tienen esas comunidades como son cl fetichismo. creencias y la cosmogonía”, explicó.

    “La que utilizo como técnica que he venido desarrollando como nueva es la lasergrafia, es decir, hay una especie de fotografía, pasa el láser y a partir de lo que se deja quemar, quedan cenizas, las cuales hago o plasmó en una imagen fotográfica”, agregó. Para Ricaurte, las nuevas tecnologías que proponen para ser utilizadas, como en el caso del láser, son soportes no convencionales, pero que sirven para crear varias obras en una sola, como el caso de su pieza, que está compuesta por varias partes. “Es una pieza de la que se desprenden ocho, pero cada una de ellas interviene de manera fragmentada, es decir hay un discurso y un diálogo con el espectador, que al acercarse a la obra, se reflejará en un cambio de color”, concluyó Luis Ricaurte.

  • Metamorfosis Gráfica

    Presenta la galería José María Velasco un abanico de grabadores contemporáneos en donde lo tradicional convive con las nuevas técnicas digitales

    Sin enarbolar discursos de resistencia ante los embates de la tecnología o la presencia cada vez más asfixiante del arte efímero, la gráfica y sus técnicas buscan contemporanizarse para así continuar con la combativa y larga tradición a la que pertenecen.

    Contempografías, gráfica contemporánea es el nombre que da vida a esta propuesta curatorial que ofrece un recorrido visual por el trabajo de seis interesantes grabadores, en donde utilizar desde las técnicas más tradicionales hasta la experimentación que el mundo digital ha aportado.

    Es la galería José María Velasco, espacio cultural que en los últimos meses ha estado ofreciendo interesantes exposiciones que rescatan a estas llamadas artes meno­res, el sitio en que a partir de este domingo 3 de junio se podrá conocer la selección que se hizo del trabajo de Antonio Ochoa, Luis Ricaurte, Víctor Mora, Ethel Oroz­co, Ildefonso López y Fernando López.

    Ya sea el grabado en metal, la xilografía, la litografía o el grabado en soportes blandos, utilizado para la ela­boración de placas, como las grafías químicas, las agua-tintas, aguafuertes o las físicas, como el buril o la punta seca, hasta las técnicas desarrolladas con nuevas tec­nologías, la muestra da cuenta de la actualidad de tales expresiones y de sus creadores.

    “Las nuevas posibilidades tecnológicas, como la transmi­sión de la imagen a los soportes, así como su construcción, multiplicación y formato se han diversificado al igual que las herramientas que se utilizan para intervenir dichos ma­teriales; lo anterior puede verse plasmado en esta muestra”, señala Alfredo Matus, director de la galería Velasco (Pe­ralvillo 55, Col. Morelos), exposición que se inaugura este domingo a las 12 horas y concluye el 8 de julio.

    De la denuncia del maltrato a las mujeres, a las formas orgánicas y la fragmentación de la imagen; de las hue­llas del tiempo, del cuerpo, la ancianidad y la raza, a los iconos de la cosmogonía azteca, los cielos, infiernos y purgatorios, estos son algunos de los temas que este sex­teto de grabadores explora ya sea con un buril, mediante la xilografía o la pirografía digital.

    Antonio Ochoa menciona los resortes que apuntalan sus “Puertas internas”, una serie que ahonda en preguntas que el ser humano se ha hecho durante toda su existencia. “Mis imágenes hablan del tiempo, de culturas o civilizaciones perdidas o más aun, que nunca existieron, pero que afanosamente me empeño en observar como buscando la clave a la solución del gran enigma de la ra­za humana: ¿de donde venimos?”

    Por su parte Luis Ricaurte, colombiano naturalizado mexicano y uno de los escasos grabadores que trabaja En nuevas tecnologías, habla sobre su “Lookumi”, el cual alude a las expresiones de las razas afros que viven en su país natal.

    Se trata de un trabajo realizado sobre lámina de zinc al que llama “pirográfo fotógráfico láser”, en donde utiliza lá­mina galvanizada, y a ello se le aplica una película de papel y con el láser se quema la imagen para aprovechar el color. Así se vuelve un negativo y la ceniza va marcando la ima­gen. Es una pieza que se divide en módulos, los cuales mi­den 2.40 cm x 1.8o cm, la cual habla sobre las comunidades afrocolombianas de una región del Pacífico.

    “Es una mirada al fetichismo que estas comunidades utilizan, el cual también se mezcla con el concepto de sus religiones. Además, hay esa mirada racista con la que se maneja este tema, ya que cuando se quiere ser peyorativos se habla de lo negro, que tiene algo que ver con el mal gusto, algo que no sólo se da en Colombia si­no en todo el mundo.”, acota Ricaurte.

    “Su trabajo es tan colorido que puede parecer naif, pero esa ingenuidad visual forma parte de las costumbres reli­giosas y las cosmogonías. Así estás expresiones son la úni­ca posibilidad de autonomía, originalidad e identidad pero dentro de un discurso racista se observa, viéndose como fetiches y cosas mal vistas”, acota Ricaurte.

    Y sobre la técnica del grabado y su permanencia en el tiempo, Ricaurte subraya: ” Siguen siendo la búsqueda de incluir dentro del panorama de lo plástico las nuevas formas de imprimir, la cual está creando un nuevo argu­mento dentro de la gráfica. Creo que esta exposición es una investigación de las mezclas que se hacen entre el pasado y el presente. Creo que es un acercamiento que se conforma en pequeños argumentos acerca de la obra de cada uno de los participantes, así como demostrar las múltiples formas de hacer arte, con las posibilidades que se tiene hoy con la tecnología. También buscamos mostrar la autonomía de esta expresión artística y su vigencia. Es­pero marque un camino para los grabadores, sobre todos aquellos reacios a utilizar las nuevas técnicas de manera más atrevida y poder ver las nuevas formas, discursos y autonomías que hay en la gráfica y revertir un poco esa idea general de que es un arte menor”.